La cuestión es SER o NO SER otro ladrillo en la pared

¡Esto bien podría ser la canción estandarte de todos los desescolarizados!

Video armado con las tres partes de la pieza musical Another brick in the wall (Otro ladrillo en la pared) de Pink Floyd, del disco/opera The Wall que la banda británica Pink Floyd editara en 1977.

Las escenas son de la película The Wall del director Alan Parker que fuera encargada por Pink Floyd para terminar de darle al disco/opera The Wall las imágenes que esta obra maestra, escrita y compuesta por su bajista y letrista Roger Waters, necesitaba.

Les compartí un corte bastante largo con partes de la película para que aquellos que no la vieron tengan un poco más de contexto. La calidad de la imagen no es muy buena y el audio está un poco bajo, pero está subtitulado al español. Les recomiendo a los papas y mamas ver la película, pero no es una película para ver con niños pequeños.

Esta película pone bastante en evidencia algunas cuestiones del poder y su sistema de adoctrinamiento.

Debe ser por esto que, a pesar de la afinidad con el tema unschooler, NUNCA haya visto a ningún guru o agrupación unschooler de renombre –de esos que tienen sus libros y videos muy bien editados– usar ni compartir ningún fragmento de esta obra.

Noten el año de edición del disco: 1977. Sepan también que esta obra musical casi-autobiográfica hace una crítica al sistema educativo de 1940. Años estos que, según cerebros del nivel de Laura Mascaró, los docentes tenían verdaderamente vocación y amor por sus alumnos…

No puedo parar de reírme de cómo todos le creen a Laura cuando atribuye casi exclusivamente el desastre del sistema educativo actual a los docentes.

Sepan que ella repite el modus operandi que se utilizan en casi todos los temas que son activamente intervenidos por el poder –alimentación, medicina, educación, sexualidad, familia, seguridad, consumo, ecología, energía, recursos naturales, medio ambiente.

Los argumentos son básicamente camorreros. Es decir, buscan que haya pelea. Pero que peleemos entre nosotros, la gente común.

Por esto, cuando en los medios masivos buscan señalar un “defecto” del sistema, la estrategia es SIEMPRE echarle la culpa a la gente común, gente como uno, gente que trabaja, sean estos médicos, docentes, policías, científicos o vecinos.

El sistema sabe que con una buena dosis de enojo, debido a nuestras tantas insatisfacciones como humanos incompletos, lo primero que vamos a hacer es descargarnos contra nuestro pares y no detenernos a pensar quienes fueron los artífices de los modelos políticos y económicos actuales que nos dejaron y nos dejan diariamente en una situación de alienación, abandono, autodestrucción, desesperación y enfrentamiento.

Y sepan que la totalidad de los gurus más reconocidos que pululan en Internet son bancados por estos grupos de poder, pagándoles viajes y demás “insumos” para que sigan evangelizando aquellas mentiras pseudo-científicas que ayudan a sostener y perpetuar la hegemonía del sistema actual.

Más aún, todo con lo que fuimos indoctrinados en cuanto a medicina (Pasteur), psicología (Freud), evolución (Darwin), economía (Marx) en su tiempo no fueron más que ideas “alternativas” de gurus, a los que los abuelos de la burguesía apoyaron y financiaron para divulgar y normalizar sus ideas porque eran afín a los cambios sociales que ellos venían trabajando para imponer en las sociedades urbanas de los próximos decenios.

Así, esas ideas que los más creíbles referentes de hoy nos demuestran que son erróneas o lisa y llanamente falsas, llegaron hasta nosotros y son parte de nuestro sistema de creencias.

Sepan que en la historia del conocimiento humano, existieron contemporáneos a cada uno de esos pensadores que acabo de nombrar, que propusieron teorías o modelos más respetuosos con nuestra humanidad, nuestra espiritualidad o con la naturaleza, pero que la burguesía se encargó de esconder en el rincón más oscuro del conocimiento humano, con el fin opacarlo y olvidarlo.

Para nosotros es muy simple:

Si un guru o agrupación de liderazgo no pone en evidencia los hilos y mecanismos del poder en cada uno de sus textos y videos –¿acaso alguien puede ser tan cínico de negar la existencia de aquellos estratos de poder que modelan absolutamente todos los aspectos de nuestras vidas?– pues entonces, ese guru o esa agrupación no son más que otro ladrillo en la pared

2 Replies to “La cuestión es SER o NO SER otro ladrillo en la pared”

  1. Crecí resonando con este tipo de música, con este tipo de letra, no porque fuera del gusto familiar, sino que había algo en la melodía que hacía catch en mi interior aún sin saber la traducción. Tarareaba en “wachi wachu”.

    Conforme fui creciendo y fui interesándome más en el inglés me impresioné como un 90% de las canciones que me hacían click me decían a gritos: “no eres un bicho raro, y si lo eres, no estás sola”. Entonces ya de adulta, que me puse más filosófica (diría la sociedad, yo diría que me puse más crítica que incluso me atrevo a criticar mis creencias fuera del sistema) y se me forman dos hipótesis fuertes:

    1) ¿Los músicos/artistas somos más propensos a despertar temprano, dar estos mensajes silentes de auxilio en una sociedad dormida? ¿Será nuestra conexión artística / emocional / instintiva nuestra tabla de salvación? ¿Nos interesan estas tonadas sin importar las letras porque hay una vibración intrínseca del despierto que puede reconocerla como lenguaje tácito para congregarnos?

    Entonces entra el terror… entra la nueva hipótesis…

    2) ¿no seremos nosotros los de 35-45 años los nuevos adoctrinados? ¿Seremos el nuevo gustito del sistema de ver cómo vamos contracorriente y nuestra apertura intelectual es causa de sus apuestas sádicas? ¿Seremos la Zion dentro de la matrix? Ese sitio que está desterrado fuera para que los “despiertos” crean que safaron y la verdad es que nadan en el mar que milimétricamente le permite el sistema.

    Entonces no me queda más que concluir dos cosas con dos nuevas hipótesis:

    1) Hay un nivel más de despertar que este, aún hay que atravesar una nueva capa ficticia e ilusoria de oblivion, una en la que estamos más aislados de lo que conocemos, incluso como humanidad. A la vez ser uno, pero sin esperar cooperación, sin esperar nada. Solo ser sin importar consecuencias porque ser siendo es suficiente.

    2) Vivo en el círculo vicioso de las hipótesis porque mido con método científico mis instintos y esa es la verdadera prisión de este sistema. 1) ¿Hay que hackear el método científico? 2) ¿Tengo que dejar las dicotomías?

    SI.

    Abstra de 10 minutos viviendo en la mente de MoniDragón cuando esta viaja entre el cerebro, el estómago y el corazón.

    ¡Un Abrazo Pablo, como siempre resonamos!

Dejá una respuesta