¿Retiraron a los niños del colegio ni bien tomaron consciencia?

No.

No lo creímos conveniente. Quizá por prolijidad, también para que nuestros peques tengan más tiempo de comunicarlo a sus compañeritos, decidimos que lo mejor era que terminen el ciclo escolar.

Nos parecía que levantarnos e irnos de repente no haría otra cosa que aumentar la desconfianza y susceptibilidad de las autoridades intervinientes que, si bien no tienen competencia alguna, pueden ponerse muy molestos y complicar la experiencia.

Además esto nos daría tiempo para estudiar el plan de acción. Porque una cosa es tomar la decisión. Otra muy distinta es la implementación de dicho cambio (cambio-objetivo).

Así fue que nos contactamos con Paula Lago y Silvana Gonella ya que ellas tienen redactado un documento sobre cuestiones legales para, a partir de este, armar nuestro caso ante el colegio y definir cómo nos íbamos a aproximar con este tema.

También nos pareció justo comunicarlo nosotros a los padres de los compañeritos a través de unos grupos de Facebook que existían en su tiempo. Así que escribimos una breve despedida en la que les contamos nuestras intenciones sin entrar mucho en las razones y agradecerles el tiempo compartido como parte de la comunidad escolar.

El feedback por parte de los padres fue, para el caso de los papás de los compañeritos de Tom, muy afectuoso y positivo. Nos sorprendieron gratamente. Para el caso de los papás de los compañeritos de Vale, excepto por el grupito más cercano, nos ignoraron desde aquel mismo día.

2 Replies to “¿Retiraron a los niños del colegio ni bien tomaron consciencia?”

  1. Les cuento que a nosotros nos ocurren todo el tiempo cosas positivas desde aquella decisión. Pero una de las más lindas fue conocerlos !!
    Los vamos a extrañar yamamotitos !!!!
    Pasenlo super genial en este viaje !
    Saben que como siempre mis palabras son las de Lucca y Marce también.

    1. Naaaah! Yo creo que eso fue lo peor que les pudo haber pasado. Especialmente a Marcelito querido, el seguramemte espera un ponja que lo haga conocer en profundidad los misterios de la cultura japonesa y chas! lo invitamos a comer un locro!!! 🙂

Dejá una respuesta