Gracias por los 300 Likes en Facebook !

300 likes ya era hora carajo

Llegamos a los 300 Likes en Facebook !!!

Ya era hora carajo !!!  🙂

Muchas gracias a quienes nos siguen desde hace poco y, especialmente, a quienes nos siguen desde hace mucho, a pesar de que cada posteo nuestro es un cimbronazo al sistema de creencias de la gente.

Les prometemos seguir fiel a nuestra línea editorial de ser el blog de una familia desescolarizada que menos habla y repite cuestiones del homeschooling y unschooling —¡porque nos parece super aburrido y adoctrinante!— y más habla sobre todos los otros temas que sabemos están vinculados a una visión desescolarizada del mundo y de la vida: alimentación, medicina, vacunas, medios de comunicación, cultura de entretenimiento y distracción masiva, manipulación e ingeniería social.

También seguiremos compartiendo capítulos de nuestra (sencilla) vida homeschooler, citas y poemas que nos inspiran en nuestro camino a la utopía y ejemplos de vidas de otros homeschoolers.

Pero el sello nuestro va a ser siempre, no seguir las recomendaciones de ningún guru homeschooler o unschooler. Una razón de esto, la publicamos hace poco cuando escribimos que  la mayoría de los gurus que no son más que otro ladrillo en la pared. Pero otra razón es la que teníamos publicada en nuestro anterior blog de Sqool.me:

Consideramos que un ecosistema de homeschoolers sano debe ser aquel en el que cada familia practica una variante propia de desescolarización, siguiendo fielmente sus costumbres y tradiciones familiares, sus convicciones, creencias y aspiraciones, en mutuo respeto con las prácticas de otras familias desescolarizadas, atentos siempre a evitar comportarse como hordas alienadas que siguen los dogmas de un pseudo-guru que parlotea conceptos difusos en altares de alta definición.

 

¿Qué referentes nos recomiendan seguir y leer?

nature chess

Así fue que, como en un tablero de ajedrez, tomamos consciencia de que existe una revolución silenciosa de pequeñas personas con gran espíritu que, con sabiduría, buscan crear un nuevo mundo capaz de convivir con la madre naturaleza; y por otro lado, personas egoístas con intenciones oscuras que desde un pseudo-cientificismo, dualista y alienante, sólo sabe hacer las cosas destruyéndola.

Consciencia con Ciencia

Porque contrario a lo que los medios de comunicación nos enseñan repetidamente como en un mantra, esta revolución silenciosa se apoya en conocimientos científicos, a veces comprobados hace siglos, pero que fueron y son selectivamente ignorados para distorsionar la realidad en la que vivimos.

Esta versión falaz del mundo fue y está siendo bajada a la población del mundo a través de la escuela, los gobiernos, el cine, la televisión y todos los medios impresos y, ahora, desde cientos de importantes sitios webs del nivel de Wikipedia y blogs de falsos gurús que sólo buscan contener y frenar esta revolución silenciosa, difamando a quienes están difundiendo esta verdad hasta ahora desconocida por el hombre común.

Es importante saber que, en otra táctica de los grandes medios, se busca vincular este movimiento de verdadera liberación humana con ideas estúpidas como por ejemplo: que somos gobernados por reptilianos, que la Tierra es plana, o hueca y en su interior se esconden los nazis, que el cielo todo es una holografía gigantesca, que los satélites y las sondas espaciales son todas mentira, etc. etc. Con tiempo me dedicaré a desbancar todas y cada una de estas tonterías.

Así, en nuestro camino hacia la utopía, conocimos a pequeñas personas con grandes espíritus como:

  • Mike Adams de NaturalNews, analista de sistema devenido en uno de los activistas más atacados por la industria y los medios,
  • al filósofo Sayer Ji de GreenMedInfo, que creó una base de datos pública de decenas de miles de papers científicos que nos demuestran que la ciencia corporativa y los medios nos venden una versión de la ciencia, apócrifa y deliberadamente falsa,
  • Vani Hari, famosa activista y blogger de Food Babe,
  • al autor Jonathan Safran Foer de Eating Animals (Comer Animales), y
  • al periodista Patricio Eleisegui, autor de Envenenados,
  • al político y activista, devenido en escritor, Jeffrey Smith, autor de Seeds of DeceptionGenetic Roulette,
  • al periodista y columnista del New York Times, Michael Pollan, autor de In Defense of Food: An Eater’s Manifesto y de la serie documental Cooked,
  • al periodista Michael Moss, autor del libro Salt Sugar Fat: How the Food Giants Hooked Us,
  • a la periodista, documentalista y activista francesa Marie-Monique Robin, autora del libro El mundo según Monsanto y su documental homónimo,
  • al investigador de temas científicos y activista anti-vacunas Matías Díaz,
  • a la matemática, filósofa y activista Vandana Shiva, fundadora del Research Foundation for Science, Technology and Ecology,
  • al abogado, autor y activista Andrew Kimbrell, fundador de Center for Food Safety y autor de Your Right to Know: Genetic Engineering and the Secret Changes in Your Food,
  • escuchamos lo que famosos como Jane Goodall, JJ Virgin y Woody Harrelson tenían para decirnos.
  • También conocimos a una víctima del holocausto sojero argentino, Fabián Tomasi, y
  • nos quedamos perplejos con ensayos fotográficos como El costo humano de los agrotóxicos del argentino Pablo Ernesto Piovano.
  • Y conocimos al simpático agricultor catalán Josep Pàmies,
  • y escuchamos lo que la doctora y monja benedictina Teresa Forcades tiene para decirnos acerca de las vacunas.
  • Conocimos a los nutricionistas Marc David, fundador del Institute for the Psychology of Eating, y
  • a David Wolfe, activista de los super alimentos y autor de libros como Superfoods: The Food and Medicine of the Future;
  • al doctor uruguayo Alejandro Junger, autor de Clean: The Revolutionary Program to Restore the Body’s Natural Ability to Heal Itself, y
  • al activista y doctor en psicología Carlos Amodei.
  • Conocimos el trabajo del ex-director del CONICET Dr. Andrés Carrasco,
  • la labor de divulgación del pediatra Dr. Medardo Ávila Vázquez, y
  • y los encuentros de divulgación que organizaba la enfermera Meche Méndez en el Hospital de Pediatría Garrahan.
  • Y conocimos la Food Revolution Network de los activistas John y Ocean Robbins que por promover una vida sana sin tóxicos, hicieron a un lado su herencia: la gigantesca fabricante de helados industrializados, Baskin-Robbins Ice Cream.
  • Y escuchamos decenas de horas de entrevistas y conferencias impartidos por doctores y científicos de renombre como Mark Hyman, Dean Ornish y David Perlmutter que promueven una visión de la medicina y la nutrición llamada medicina funcional, que se practica a espaldas de la industria y deliberadamente ignorados por los medios masivos desde la década del ’70. (!)
  • Y nos vimos todas las entrevistas que Ty Bollinger hiciera a destacados doctores y científicos, en su monumental serie The Truth about Cancer (La Verdad sobre el Cáncer).
  • Y nos nutrimos de la enorme sapiencia del argentino Manuel Ayala, una de las mentes más brillantes con quien tengo la suerte de escribirme,
  • y tuvimos el agrado de conocer a la Licenciada Pilar Baselga, conferencista española que nos abrió la mente con su ya famosa La Agenda Oculta de la Educación Obligatoria.
  • También conocimos las verdaderas intenciones de la elite, detrás de los movimientos feministas, con las entrevistas a la madrileña Prado Esteban.

Seguramente esta breve lista peca de incompleta, por lo que a medida que nos vayamos acordando de otros que estuvieron en nuestro aprendizaje, los agregaremos e iremos avisando de los cambios en los comentarios. Si ustedes dejan un comentario aquí abajo, el WordPress les va a avisar por mail de los cambios que vayamos metiendo a la lista.

En total, Papá y Mamá dedicamos más de 2000 horas de estudio en los dos primeros años de nuestra revolución interior. Hoy llevamos un ritmo de lecturas y visionados de documentales más relajado. Solemos decir que entramos en modo de mantenimiento, como para mantenernos al día con las novedades, pero dedicando más tiempo a vivir esta nueva vida. Y a enseñar. Enseñar a los nuevos amigos que se sumaron a nuestras vidas.

Y la Consciencia se hizo Acción

Fue imposible no tomar consciencia y no cambiar nuestra dieta y toda nuestra vida en nuestro hogar luego de conocer, leer y escuchar a estos exponentes:

Desde una dieta normalizada de alimentos industrializados altamente procesados como nos enseñó la escuela y la televisión, a una 100% con productos naturales, mayormente orgánicos y cocinado por nosotros.

En menos de un año fuimos conociendo prooveedores de orgánicos de casi todo lo que hay en una cocina familiar: frutas, verduras, hongos, granos, arroz, semillas, porotos, cereales, miel, yerba y otras infusiones, frutos secos, azucar mascabo y rapadura, sal de montaña, especias, condimentos varios, aceite de oliva, vinagres de uva, mosto de uva, dulces y mermeladas. Y de lo que no hay orgánico, encontramos proveedores de muy buena calidad: por ejemplo embutidos y quesos artesanales, manteca de campo, pollos y huevos de granjas familiares sin hormonas ni antibióticos, carnes de buena procedencia.

Todos los detalles sobre nuestros alimentos y cambios en el hogar, nuestra visión de cómo vivir menos expuestos a las numerosas toxinas de la industria, las iremos volcando en una nueva columna de consciencia y vida más sana que, al momento que escribo esto, aún no tiene nombre.


Si te gustó, compartilo con tus seres queridos. Esperamos tus consultas y comentarios en los espacios para comentarios del blog o en nuestra página de Facebook.

¿Cómo empezó todo?

Arrojando el televisor por la ventana

Regalando el televisor.

No es broma.

Y sin pensarlo mucho.

Tom tenía tres años y en un momento se acercó para pedirnos que le compremos algo que había visto en la televisión.

Tom habló bien desde sus primeras palabras. Casi no balbuceó, pero mezclaba las sílabas de las palabras que seguramente le resultaban complicadas. Pero las pocas palabras que decía, las pronunciaba muy bien: agua, leche, jugo, belílula –por libélula–, cucharacha –por cucaracha–, colibrito –por colibrí.  🙂

Así que su pedido había sido muy claro. Quería un juguete que había visto en Disney Channel.

Cita de Woody Allen

No recuerdo que le respondimos en ese momento.

Pero nos dejó a los dos hablando sobre cómo la tele ya había provocado que Tom venga a pedirnos un juguete con la poca tele que había visto en su –aún– breve vida.

Y decidimos regalar el televisor.

Aclaramos, no es que seamos unos ermitaños que no tengamos nada en casa. Papá trabaja como diseñador web en forma independiente, así que siempre tuvimos y seguiremos teniendo monitores, portátiles, tablets y celulares , etc. Pero de lo que nos deshicimos fue del aparato televisor y dimos de baja el servicio de DirecTV.

Jazmín trepándose a una antena parabólica de DirecTV
Nuestro jazmín también hace justicia por los contenidos de la televisión.

Nunca miramos mucha tele pero, aún así, cuando regalamos el televisor sentimos que habíamos recuperado algunas horas del día.

Horas que usamos para hacer otras cosas, entre ellas, leer. Leer sobre diversos temas, en particular, ciencia y medicina.

Así fue que conocimos a muchos referentes en temas de alimentación, salud y medio ambiente que nos abrieron los ojos y la mente para dar nuestros primeros pasos en nuestro camino hacia la utopía…


Si te gustó, compartilo con tus seres queridos. Esperamos tus consultas y comentarios en los espacios para comentarios del blog o en nuestra página de Facebook.

Luz y su microemprendimiento

emprendimiento-de-luz

Inauguramos hoy, la sección Amigos homeschoolers, que buscará retratar la vida de niños y jóvenes homeschoolers que, con sus logros, nos inspiran y nos estimulan a seguir en nuestro camino hacia la utopía.


Escribe la mamá en su blog:

Luz tiene 16 años, a los 12, estando aún escolarizada nos anunció su decisión de no continuar con la escuela secundaria porque quería estudiar cocina, cosa que a nosotros no nos sorprendió ya que ella cocinaba desde muy chiquita, se recibió de chef en diciembre de 2015 y a fines del 2016 decidió comenzar un microemprendimiento en el que prepara algunas delicias culinarias.

Este proyecto llevó un tiempo de elaboración no solo a nivel personal, ya que no es lo mismo recibir un pedido eventual a tener un proyecto que requiere disposición semanal permanente, recepción de pedidos, responsabilidad y cumplimiento; sino también a nivel social ya que su emprendimiento fue presentado y aceptado en la Oficina de empleo de la ciudad de Funes, aprobado por bromatología de la ciudad de Rosario y cumplimentó con todos los procesos que se exigen para esta actividad.

Para seguir leyendo… visiten el post original del blog “Qué hacemos con los chicos en casa”: Luz y su microemprendimiento

Espero que les guste.


Comenten, estudien y divulguen sobre la desescolarización, que hay vida –y mucha– más allá de la escuela.