Cambiar la mirada de los niños para cambiar al mundo

kids in war

En la desesperación de ver el mundo he querido detener el tiempo de la niñez. Sí, al verlos amontonados en alguna esquina, en esas conversaciones herméticas que para los grandes no tienen ninguna importancia, he sentido necesidad de paralizar el curso del tiempo. Dejar a esos niños para siempre ahí, en esa vereda, en ese universo hechizado. No permitir que las suciedades del mundo adulto los lastimen, los quiebren. La idea es terrible, sería como matar la vida, pero muchas veces me he preguntado en cuánto contribuye la educación a adulterar el alma de los niños. Es verdad que la naturaleza humana va transformando los rasgos, las emociones, la personalidad. Pero es la cultura la que le da forma a la mirada que ellos van teniendo del mundo.

Es urgente encarar una educación diferente, enseñar que vivimos en una tierra que debemos cuidar, que dependemos del agua, del aire, de los árboles, de los pájaros y de todos los seres vivientes, y que cualquier daño que hagamos a este universo grandioso perjudicará la vida futura y puede llegar a destruirla. ¡Lo que podría ser la enseñanza si en lugar de inyectar una cantidad de informaciones que nunca nadie ha retenido, se la vinculara con la lucha de las especies, con la urgente necesidad de cuidar los mares y los océanos!
Hay que advertirles a los chicos del peligro planetario y de las atrocidades que las guerras han provocado en los pueblos. Es importante que se sientan parte de una historia a través de la cual los seres humanos han hecho grandes esfuerzos y también han cometido tremendos errores. La búsqueda de una vida más humana debe comenzar por la educación. Por eso es grave que los niños pasen horas atontados delante de la televisión, asimilando todo tipo de violencias; o dedicados a esos juegos que premian la destrucción. El niño puede aprender a valorar lo que es bueno y no caer en lo que le es inducido por el ambiente y los medios de comunicación. No podemos seguir leyéndole a los niños cuentos de gallinas y pollitos cuando tenemos a esas aves sometidas al peor suplicio. No podemos engañarlos en lo que refiere a la irracionalidad del consumo, a la injusticia social, a la miseria evitable, y a la violencia que existe en las ciudades y entre las diferentes culturas. Con poco que se les explique, los niños comprenderán que se vive un grave pecado de despilfarro en el mundo.†

— Ernesto Sábato
Rojas, 1911-2011


Ernesto-SabatoMinibio: Ernesto Sabato Ferrari fue un escritor, ensayista, físico y pintor argentino. Sólo tres novelas, espaciadas en el tiempo, componen su producción estrictamente literaria: El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961) y Abaddón el exterminador (1974); a pesar de ello, figura entre los más destacados autores del Boom de la literatura hispanoamericana de los años 60. Con ellos compartió un afán renovador manifiesto en las técnicas narrativas (la superposición de tramas y la fusión de novela y ensayo fueron patentes desde su segunda novela), mientras que en lo temático se orientó hacia una indagación de signo existencialista sobre los abismos de la naturaleza humana y la pervivencia de la barbarie en la civilización moderna.

† Extraído de La Resistencia (3ra. Carta)

Los niños de arriba, de abajo y del medio

Día tras día, se niega a los niños el derecho de ser niños. Los hechos que se burlan de ese derecho, imparten sus enseñanzas en la vida cotidiana. El mundo trata a los niños ricos como si fueran dinero, para que se acostumbren a actuar como el dinero actúa. El mundo trata a los niños pobres como si fueran basura, para que se conviertan en basura. Y a los del medio, a los niños que no son ricos ni pobres, los tiene atados a la pata del televisor, para que desde muy temprano acepten, como destino, la vida prisionera. Mucha magia y mucha suerte tienen los niños que consiguen ser niños.

— Eduardo Galeano
Montevideo, 1940-2015


Minibio: Eduardo Germán María Hughes Galeano fue un periodista y escritor uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado como uno de los más destacados artistas de la literatura latinoamericana. Sus libros más conocidos, Las venas abiertas de América Latina (1971) y Memoria del fuego (1986), han sido traducidos a veinte idiomas. Sus trabajos trascienden géneros ortodoxos y combinan documental, ficción, periodismo, análisis político e historia.

El eterno camino a la utopía

Utopía

Ella está en el horizonte.
Me acerco dos pasos,
ella se aleja dos pasos más.
Camino diez pasos
y el horizonte se corre
diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine
nunca la voy a alcanzar.
¿Para qué sirve la utopía?
Sirve para eso:
para caminar.

— Eduardo Galeano
Montevideo, 1940-2015


Minibio: Eduardo Germán María Hughes Galeano fue un periodista y escritor uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado como uno de los más destacados artistas de la literatura latinoamericana. Sus libros más conocidos, Las venas abiertas de América Latina (1971) y Memoria del fuego (1986), han sido traducidos a veinte idiomas. Sus trabajos trascienden géneros ortodoxos y combinan documental, ficción, periodismo, análisis político e historia.

Les recomendamos leer nuestro Manifiesto Homeschooler.

Ningún mar en calma hizo experto a un marinero

La Gran Ola de Kanagawa, de Katsushika Hokusai

¿Cómo sería un mar inquieto que prepare a nuestros hijos para la vida?

Seguramente todos los que me leen, supieron de la historia de vida de algunos que han llegado lejos en la vida. Y habrán visto que, en la mayoría de los casos, tuvieron infancias cuanto menos difíciles, han superado tremendos obstáculos y nunca nada les fue regalado.

Incluso, me ha pasado de conocer muchas personas que vivieron infancias cómodas pero que han sabido forjarse un camino en la vida, porque sus padres fueron tajantes al llegar ellos a la mayoría de edad. Básicamente, los empujaron del nido —con amor, claro— para que echen vuelo por sí mismos.

Ningún mar en calma hizo experto a un marinero

Volviendo a la cita, ¿cómo podríamos llevar esta sabiduría a nuestros hijos?

No digo que debamos complicarnos la vida deliberadamente, porque sería una fabricación, una simulación y nunca un obstáculo real, ya que le faltaría siempre el componente de lo inesperado, lo inoportuno y, a veces, lo trágico.

Tampoco creo que aplique para aquellos que viven haciéndose problema por todo, percibiendo como insalvable cada mínimo inconveniente que el azar coloca ante sus hijos.

Quizá lo que esta breve cita nos quiera dejar como sabiduría es comprender que no estamos acá para facilitarles todo a nuestros hijos. Nuestro rol no debería ser patearles la pelota y convertirles el gol. O, peor aún, dejarnos meter un gol. Sino más bien para acompañarlos y enseñarles que, en la vida, nada viene regalado.

Lo que la vida nos trae regalado, pareciera degenerarnos de manera inevitable. Seguramente por esto, los gobernantes y las empresas de consumo, apliquen en forma inversa este conocimiento sabiendo que, al regalarnos algunas cosas que nos hacen creer necesarias, nos degeneran, nos debilitan, nos hacen dependientes de la ayuda continua.

Me preocupa la tendencia actual —mas que tendencia yo diría que en estos días constituye ya el discurso hegemónico— que existe en educación y crianza que nos enseña a servirles todo en bandeja a nuestros hijos y cuidarlos de cuanta complicación, esfuerzo y/o desafío les surjan, almohadonándoles la vida para que nunca tengan que sufrir siquiera el dolor de un tropezón.

No estoy para nada de acuerdo con este discurso sobreprotector.

Y me animaré a escribir la palabra que, en estos tiempos locos donde todo está dado vuelta, varias gurus y sus seguidoras más acérrimas, se empecinan en defender como si fuese el fin último de la infancia: el consentimiento.

¿Cómo encajaría el consentimiento en la reflexión que hiciera previamente?

Facilitarles todo sería convertir todos los océanos en piscinas para que nuestros hermosos barquitos de papel puedan flotar tranquilamente. ¿Pero hasta cuándo podremos mantener la calma de los océanos?  La respuesta es evidente: hasta la llegada de nuestra muerte. Más allá de nuestra muerte, el océano de vida de nuestros hijos volverá a tener las tormentas típicas de cualquier vida. Y si hacemos de nuestros hijos, barquitos de papel, estos se irán inevitablemente al fondo del mar.

barquito de papel en una tormenta

Vuelvo a la pregunta inicial: ¿Cómo sería un mar inquieto que los prepare para la vida?

Para reflexionar en familia… y que cada núcleo familiar tome el camino que crea más fortalecedor para sus hijos, al tiempo que refleje sus valores y tradiciones.

Confío que yendo cada familia por caminos diferentes, nos cruzaremos en distintos puntos y estadios de la vida y celebraremos así la diversidad y sabiduría de nuestra Humanidad.

Espero sus reflexiones para crecer juntos.

La cuestión es SER o NO SER otro ladrillo en la pared

imagen de la película The Wall. Otro ladrillo en la pared - pink floyd the wall

¡Esto bien podría ser la canción estandarte de todos los desescolarizados!

Video armado con las tres partes de la pieza musical Another brick in the wall (Otro ladrillo en la pared) de Pink Floyd, del disco/opera The Wall que la banda británica Pink Floyd editara en 1977.

Las escenas son de la película The Wall del director Alan Parker que fuera encargada por Pink Floyd para terminar de darle al disco/opera The Wall las imágenes que esta obra maestra, escrita y compuesta por su bajista y letrista Roger Waters, necesitaba.

Les compartí un corte bastante largo con partes de la película para que aquellos que no la vieron tengan un poco más de contexto. La calidad de la imagen no es muy buena y el audio está un poco bajo, pero está subtitulado al español. Les recomiendo a los papas y mamas ver la película, pero no es una película para ver con niños pequeños.

Esta película pone bastante en evidencia algunas cuestiones del poder y su sistema de adoctrinamiento.

Debe ser por esto que, a pesar de la afinidad con el tema unschooler, NUNCA haya visto a ningún guru o agrupación unschooler de renombre –de esos que tienen sus libros y videos muy bien editados– usar ni compartir ningún fragmento de esta obra.

Noten el año de edición del disco: 1977. Sepan también que esta obra musical casi-autobiográfica hace una crítica al sistema educativo de 1940. Años estos que, según cerebros del nivel de Laura Mascaró, los docentes tenían verdaderamente vocación y amor por sus alumnos…

No puedo parar de reírme de cómo todos le creen a Laura cuando atribuye casi exclusivamente el desastre del sistema educativo actual a los docentes.

Sepan que ella repite el modus operandi que se utilizan en casi todos los temas que son activamente intervenidos por el poder –alimentación, medicina, educación, sexualidad, familia, seguridad, consumo, ecología, energía, recursos naturales, medio ambiente.

Los argumentos son básicamente camorreros. Es decir, buscan que haya pelea. Pero que peleemos entre nosotros, la gente común.

Por esto, cuando en los medios masivos buscan señalar un “defecto” del sistema, la estrategia es SIEMPRE echarle la culpa a la gente común, gente como uno, gente que trabaja, sean estos médicos, docentes, policías, científicos o vecinos.

El sistema sabe que con una buena dosis de enojo, debido a nuestras tantas insatisfacciones como humanos incompletos, lo primero que vamos a hacer es descargarnos contra nuestro pares y no detenernos a pensar quienes fueron los artífices de los modelos políticos y económicos actuales que nos dejaron y nos dejan diariamente en una situación de alienación, abandono, autodestrucción, desesperación y enfrentamiento.

Y sepan que la totalidad de los gurus más reconocidos que pululan en Internet son bancados por estos grupos de poder, pagándoles viajes y demás “insumos” para que sigan evangelizando aquellas mentiras pseudo-científicas que ayudan a sostener y perpetuar la hegemonía del sistema actual.

Más aún, todo con lo que fuimos indoctrinados en cuanto a medicina (Pasteur), psicología (Freud), evolución (Darwin), economía (Marx) en su tiempo no fueron más que ideas “alternativas” de gurus, a los que los abuelos de la burguesía apoyaron y financiaron para divulgar y normalizar sus ideas porque eran afín a los cambios sociales que ellos venían trabajando para imponer en las sociedades urbanas de los próximos decenios.

Así, esas ideas que los más creíbles referentes de hoy nos demuestran que son erróneas o lisa y llanamente falsas, llegaron hasta nosotros y son parte de nuestro sistema de creencias.

Sepan que en la historia del conocimiento humano, existieron contemporáneos a cada uno de esos pensadores que acabo de nombrar, que propusieron teorías o modelos más respetuosos con nuestra humanidad, nuestra espiritualidad o con la naturaleza, pero que la burguesía se encargó de esconder en el rincón más oscuro del conocimiento humano, con el fin opacarlo y olvidarlo.

Para nosotros es muy simple:

Si un guru o agrupación de liderazgo no pone en evidencia los hilos y mecanismos del poder en cada uno de sus textos y videos –¿acaso alguien puede ser tan cínico de negar la existencia de aquellos estratos de poder que modelan absolutamente todos los aspectos de nuestras vidas?– pues entonces, ese guru o esa agrupación no son más que otro ladrillo en la pared

La casa de pequeños cubos (Tsumiki no ie)

afiche del cortometraje Tsumiki no ie (La casa en pequeños cubes)

Hoy les compartimos un hermoso cortometraje de animación japonés, ganadora del Oscar en el 2009, el The Annecy Cristal y el Hiroshima Prize en el 2008.

Como su ciudad está inundada por el agua, un anciano se ve obligado a añadir niveles adicionales a su casa para mantenerse seco. Pero cuando accidentalmente deja caer su pipa de fumar favorita en los niveles inferiores de su casa, su búsqueda le hace revivir escenas de su vida.


Dirigido por
Kunio Kato

Escrito por
Kunio Kato
Kenia Hirata

Producido por
Masanori Kusakabe
Yuko Shin

Musica por
Kenji Kondô

Fotografía por
Kunio Kato

Edición de películas por
Hiromi Ishibashi
Kunio Kato

Dirección Artística por
Kunio Kato

Departamento de sonido
Misuzu Kawaguchi
Motohiro Mochizuki

Efectos Visuales por
Tomomi Arai
Takahiro Hirabayashi
Hiromi Ishibashi
Kunio Kato
Shiori Oji
Kyoko Yamamoto

Departamento de Animación
Maya Asakura
Yoshie Fujiwara
Kanako Imamura
Hiromi Ishibashi
Mikuko Ishizaka
Kunio Kato
Yuu Maeda
Kouhei Morikawa
Satoshi Yao

Departamento editorial
Yumi Itakura
Yoshiaki Kimura
Kentaro Ohama
Katsuhiro Takahashi

Asistente de producción
Miho Ohshima

¿Qué referentes nos recomiendan seguir y leer?

nature chess

Así fue que, como en un tablero de ajedrez, tomamos consciencia de que existe una revolución silenciosa de pequeñas personas con gran espíritu que, con sabiduría, buscan crear un nuevo mundo capaz de convivir con la madre naturaleza; y por otro lado, personas egoístas con intenciones oscuras que desde un pseudo-cientificismo, dualista y alienante, sólo sabe hacer las cosas destruyéndola.

Consciencia con Ciencia

Porque contrario a lo que los medios de comunicación nos enseñan repetidamente como en un mantra, esta revolución silenciosa se apoya en conocimientos científicos, a veces comprobados hace siglos, pero que fueron y son selectivamente ignorados para distorsionar la realidad en la que vivimos.

Esta versión falaz del mundo fue y está siendo bajada a la población del mundo a través de la escuela, los gobiernos, el cine, la televisión y todos los medios impresos y, ahora, desde cientos de importantes sitios webs del nivel de Wikipedia y blogs de falsos gurús que sólo buscan contener y frenar esta revolución silenciosa, difamando a quienes están difundiendo esta verdad hasta ahora desconocida por el hombre común.

Es importante saber que, en otra táctica de los grandes medios, se busca vincular este movimiento de verdadera liberación humana con ideas estúpidas como por ejemplo: que somos gobernados por reptilianos, que la Tierra es plana, o hueca y en su interior se esconden los nazis, que el cielo todo es una holografía gigantesca, que los satélites y las sondas espaciales son todas mentira, etc. etc. Con tiempo me dedicaré a desbancar todas y cada una de estas tonterías.

Así, en nuestro camino hacia la utopía, conocimos a pequeñas personas con grandes espíritus como:

  • Mike Adams de NaturalNews, analista de sistema devenido en uno de los activistas más atacados por la industria y los medios,
  • al filósofo Sayer Ji de GreenMedInfo, que creó una base de datos pública de decenas de miles de papers científicos que nos demuestran que la ciencia corporativa y los medios nos venden una versión de la ciencia, apócrifa y deliberadamente falsa,
  • Vani Hari, famosa activista y blogger de Food Babe,
  • al autor Jonathan Safran Foer de Eating Animals (Comer Animales), y
  • al periodista Patricio Eleisegui, autor de Envenenados,
  • al político y activista, devenido en escritor, Jeffrey Smith, autor de Seeds of DeceptionGenetic Roulette,
  • al periodista y columnista del New York Times, Michael Pollan, autor de In Defense of Food: An Eater’s Manifesto y de la serie documental Cooked,
  • al periodista Michael Moss, autor del libro Salt Sugar Fat: How the Food Giants Hooked Us,
  • a la periodista, documentalista y activista francesa Marie-Monique Robin, autora del libro El mundo según Monsanto y su documental homónimo,
  • al investigador de temas científicos y activista anti-vacunas Matías Díaz,
  • a la matemática, filósofa y activista Vandana Shiva, fundadora del Research Foundation for Science, Technology and Ecology,
  • al abogado, autor y activista Andrew Kimbrell, fundador de Center for Food Safety y autor de Your Right to Know: Genetic Engineering and the Secret Changes in Your Food,
  • escuchamos lo que famosos como Jane Goodall, JJ Virgin y Woody Harrelson tenían para decirnos.
  • También conocimos a una víctima del holocausto sojero argentino, Fabián Tomasi, y
  • nos quedamos perplejos con ensayos fotográficos como El costo humano de los agrotóxicos del argentino Pablo Ernesto Piovano.
  • Y conocimos al simpático agricultor catalán Josep Pàmies,
  • y escuchamos lo que la doctora y monja benedictina Teresa Forcades tiene para decirnos acerca de las vacunas.
  • Conocimos a los nutricionistas Marc David, fundador del Institute for the Psychology of Eating, y
  • a David Wolfe, activista de los super alimentos y autor de libros como Superfoods: The Food and Medicine of the Future;
  • al doctor uruguayo Alejandro Junger, autor de Clean: The Revolutionary Program to Restore the Body’s Natural Ability to Heal Itself, y
  • al activista y doctor en psicología Carlos Amodei.
  • Conocimos el trabajo del ex-director del CONICET Dr. Andrés Carrasco,
  • la labor de divulgación del pediatra Dr. Medardo Ávila Vázquez, y
  • y los encuentros de divulgación que organizaba la enfermera Meche Méndez en el Hospital de Pediatría Garrahan.
  • Y conocimos la Food Revolution Network de los activistas John y Ocean Robbins que por promover una vida sana sin tóxicos, hicieron a un lado su herencia: la gigantesca fabricante de helados industrializados, Baskin-Robbins Ice Cream.
  • Y escuchamos decenas de horas de entrevistas y conferencias impartidos por doctores y científicos de renombre como Mark Hyman, Dean Ornish y David Perlmutter que promueven una visión de la medicina y la nutrición llamada medicina funcional, que se practica a espaldas de la industria y deliberadamente ignorados por los medios masivos desde la década del ’70. (!)
  • Y nos vimos todas las entrevistas que Ty Bollinger hiciera a destacados doctores y científicos, en su monumental serie The Truth about Cancer (La Verdad sobre el Cáncer).
  • Y nos nutrimos de la enorme sapiencia del argentino Manuel Ayala, una de las mentes más brillantes con quien tengo la suerte de escribirme,
  • y tuvimos el agrado de conocer a la Licenciada Pilar Baselga, conferencista española que nos abrió la mente con su ya famosa La Agenda Oculta de la Educación Obligatoria.
  • También conocimos las verdaderas intenciones de la elite, detrás de los movimientos feministas, con las entrevistas a la madrileña Prado Esteban.

Seguramente esta breve lista peca de incompleta, por lo que a medida que nos vayamos acordando de otros que estuvieron en nuestro aprendizaje, los agregaremos e iremos avisando de los cambios en los comentarios. Si ustedes dejan un comentario aquí abajo, el WordPress les va a avisar por mail de los cambios que vayamos metiendo a la lista.

En total, Papá y Mamá dedicamos más de 2000 horas de estudio en los dos primeros años de nuestra revolución interior. Hoy llevamos un ritmo de lecturas y visionados de documentales más relajado. Solemos decir que entramos en modo de mantenimiento, como para mantenernos al día con las novedades, pero dedicando más tiempo a vivir esta nueva vida. Y a enseñar. Enseñar a los nuevos amigos que se sumaron a nuestras vidas.

Y la Consciencia se hizo Acción

Fue imposible no tomar consciencia y no cambiar nuestra dieta y toda nuestra vida en nuestro hogar luego de conocer, leer y escuchar a estos exponentes:

Desde una dieta normalizada de alimentos industrializados altamente procesados como nos enseñó la escuela y la televisión, a una 100% con productos naturales, mayormente orgánicos y cocinado por nosotros.

En menos de un año fuimos conociendo prooveedores de orgánicos de casi todo lo que hay en una cocina familiar: frutas, verduras, hongos, granos, arroz, semillas, porotos, cereales, miel, yerba y otras infusiones, frutos secos, azucar mascabo y rapadura, sal de montaña, especias, condimentos varios, aceite de oliva, vinagres de uva, mosto de uva, dulces y mermeladas. Y de lo que no hay orgánico, encontramos proveedores de muy buena calidad: por ejemplo embutidos y quesos artesanales, manteca de campo, pollos y huevos de granjas familiares sin hormonas ni antibióticos, carnes de buena procedencia.

Todos los detalles sobre nuestros alimentos y cambios en el hogar, nuestra visión de cómo vivir menos expuestos a las numerosas toxinas de la industria, las iremos volcando en una nueva columna de consciencia y vida más sana que, al momento que escribo esto, aún no tiene nombre.


Si te gustó, compartilo con tus seres queridos. Esperamos tus consultas y comentarios en los espacios para comentarios del blog o en nuestra página de Facebook.

Mucha gente pequeña…

Eduardo Galeano mostrando una camiseta serigrafiada con el texto NO A LA MINERÍA CONTAMINANTE

Mucha gente pequeña,
en lugares pequeños,
haciendo cosas pequeñas,
puede cambiar el mundo.

—Eduardo Galeano
Montevideo, 1940-2015


Minibio: Eduardo Germán María Hughes Galeano fue un periodista y escritor uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado como uno de los más destacados artistas de la literatura latinoamericana. Sus libros más conocidos, Las venas abiertas de América Latina (1971) y Memoria del fuego (1986), han sido traducidos a veinte idiomas. Sus trabajos trascienden géneros ortodoxos y combinan documental, ficción, periodismo, análisis político e historia.

Seamos fueguitos

Seamos fueguitos

El mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Por Eduardo Galeano
Montevideo, 1940-2015


Sqool.me Life.Schooling es la parte pública de un proyecto familiar de desescolarización y autoconciencia. Se agradece la difusión de sus contenidos y la participación en debates sanos escribiendo en los comentarios.

Trascendernos en los hijos

life-4-stages-silhouette

Un hombre ha comenzado a descubrir el sentido de la vida, cuando planta árboles a cuya sombra sabe muy bien que nunca se sentará.

— David Elton Trueblood
Iowa, 1900-1994


Minibio: David Elton Trueblood, nacido en Iowa, Estados Unidos. Fue un escritor y teólogo cuáquero estadounidense, que durante su carrera profesional llegó a ser capellán de las universidades de Harvard y Stanford. Trueblood abandonó este prestigio para establecerse en la comunidad cuáquero de Richmond, Indiana, y ayudar a estimular el crecimiento de Earlham College, una pequeña escuela religiosa regional para convertirla en una institución de alto nivel de enseñanza superior. Fue fundador de la Escuela de Religión de Earlham, un seminario cuáquero en Richmond, y parte de un renacimiento del pensamiento y acción cuáquero estadounidense impulsado en parte por las experiencias comunes de los intelectuales cuáqueros como objetores de conciencia durante la Segunda Guerra Mundial.


Sqool.me Life.Schooling es la parte pública de un proyecto familiar de desescolarización y autoconciencia. Se agradece la difusión de sus contenidos y la participación en debates sanos escribiendo en los comentarios.